antimicrobianos

Bacteriostáticos, antimicrobianos y contenedores higiénicos

ORIGEN Y APLICACIONES DE LOS BACTERIOSTÁTICOS Y AGENTES ANTIMICROBIANOS

Gracias a la utilización de los agentes antimicrobianos en el tratamiento de enfermedades infecciosas se han reducido mucho las causas de muerte de los individuos. Un papel fundamental el que han desarrollado los antibióticos para el control de enfermedades muy infecciosas y crónicas como la tuberculosis que tantas muertes causó antes del descubrimiento de la penicilina por Alexander Fleming en 1928 aunque su distribución comercial no comenzó hasta 1943 en EEUU.

Según el efecto que ejerzan sobre la bacteria los antibióticos presentan denominaciones conocidas como: penicilinas, tetraciclinas, eritromicina, sulfonamida, entre otras. Se incluyen bactericidas que son los que eliminan las bacterias y los bacterióstaticos que, aunque no producen la muerte de las bacterias, inhiben la multiplicación bacteriana, al dificultar o impedir su reproducción por lo que la cepa bacteriana envejece y desaparece.

Dispensadores de jabón y Ambientadores

Un sistema bacteriostático profesional mantiene limpias e higiénicas las superficies de inodoros y urinarios, evitando atascos en las tuberías y desagües y eliminando los malos olores. Pero en el momento en que se deja de aplicar el tratamiento las bacterias y hongos pueden volver a aparecer y reproducirse.

Para una higiene óptima de aseos y sanitarios en hostelería, centros de salud, hospitales, colegios y demás lugares públicos deben utilizarse productos químicos de limpieza e higiene como bacteriostáticos y ambientadores para aseos y sanitarios ya no sólo para evitar el riesgo de infecciones por hongos y bacterias sino que de esta forma se reduce el tiempo y el esfuerzo del personal de limpieza y evita obstrucciones en las cañerías.

Contenedores higiénicos

Para completar una correcta y segura limpieza de los urinarios públicos se debe evitar otro de los problemas que poseen la mayoría de servicios femeninos, son los desechos de compresas y tampones. Estos residuos deben ser desechados en contenedores higiénicos ya que además de generar muchas molestias como malos olores y atascos de tuberías, son portadores de bacterias y microorganismos que pueden ser la causa muchas infecciones y enfermedades.

Para evitar estas situaciones además de es fundamental una correcta gestión de los residuos de los baños públicos que almacenamos en los contenedores higiénicos de sanitarios y urinarios de colegios, empresas, hostelería, etc. Dicha gestión de residuos nos permite la protección tanto de clientes como de los propios empleados de limpieza al evitar la exposición y manipulación de estos desechos.

Existen modelos de contenedores con sistemas de apertura que evitan el contacto de las manos con la superficie del contenedor higiénico, de esta forma que se pueden evitar todo tipo de infecciones cruzadas.

Resumen
Fecha de revisión
Nombre artículo
Bacteriostáticos, antimicrobianos y contenedores higiénicos
Clasificaciones del artículo
51star1star1star1star1star


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies